PLANCHA CLÁSICA DE MOTOCROSS: 1964 BULTACO 200 MATADOR

POR TOM WHITE

Francisco Xavier Bulto, campeón español de carreras de carretera tanto antes como después de la Segunda Guerra Mundial, cofundó la compañía Montesa en 1946. Renunció a su dirección en protesta después de que la junta de Montesa votara para retirar al equipo de la fábrica de las carreras de GP en 1958. Al año siguiente, con otros ex empleados de Montesa, trabajó para producir una marca de motocicletas española innovadora. El nombre de Bultaco fue elegido por sugerencia del amigo de Bulto, John Grace. El ícono "Thumbs Up" pasaría a formar parte del logotipo de Bultaco en 1959.

Las pruebas de Bultaco y los modelos de motocross de principios de la década de 1960 se basaron en pruebas y desarrollo de una variedad de ciclistas ingleses y franceses, pero este no fue el caso con las motos de enduro de la marca. Bultaco desarrolló sus modelos offroad internamente con los corredores Oriol Puig y Jose Sanchez. Las primeras bicicletas de enduro Bultaco exitosas se hicieron en 1962 a partir de bicicletas de prueba Sherpa adaptadas de 175cc. Tanto Puig como Sánchez corrieron estos prototipos en las Pruebas Internacionales de Seis Días (ISDT) de 1962 y llegaron a casa con medallas de oro.

En 1964, Bultaco presentó el primer Matador 200. La máquina fue diseñada para competir en las Pruebas Internacionales de Seis Días o para ser conducida diariamente como un viajero que podría conquistar cualquier rastro. El Matador mostró todo lo que los pilotos de prueba habían aprendido en los dos años anteriores de competencia internacional de enduro.

El Matador 200 no era una copia barata del prototipo de 175cc ganador de la medalla de oro; era un modelo perforado, reforzado y bien refinado para vender al público en general. Con el equipo legal de la calle (bocina, luces, velocímetro, etc.), la bicicleta atrajo a los motociclistas españoles que les gustaba conducir tanto dentro como fuera de la carretera. El Matador estaba equipado con componentes de suspensión reconstruibles Betor de primera calidad, llantas de aluminio Akront y llantas universales de prueba Pirelli y produjo 23 caballos de fuerza. El Matador de 1964 abrió un mercado completamente nuevo para motocicletas de doble deporte.

En 1966, Bultaco aumentó el desplazamiento a 250cc, cerró la cadena y lo identificó como el Matador MK2. En 1967, agregaron el 100cc Lobito MK2 y una 175cc Campera.

La venta minorista sugerida en Estados Unidos fue de $ 785. Compare ese precio con el BSA 350 Enduro a $ 825, y puede ver que el español de dos tiempos era bastante caro en ese momento. En el mercado actual, no hay mucha demanda de bicicletas de enduro antiguas, ni para el coleccionista ni para el ciclista. Nuestro destacado Museo de los primeros años del motocross Matador, que es un modelo de primer año muy bien restaurado, solo tiene un valor de $ 7000.

La condición original es clave para un coleccionista. Los guardabarros son bastante únicos, y el tanque de gasolina (con recortes para la separación de la horquilla) es una obra de arte. Para ser verdaderamente auténtico, un modelo restaurado debe tener manubrios con clip, un sistema de escape artístico y un protector de cadena de aluminio.

 

matador bultacohierro clásicoprimeros años del museo de motocrossbulto FranciscoEnsayos internacionales de seis díasmontesamxa